CABALLOS SALVAJES de Alejandro Rebollo

Hiciste trizas el poder acercarme a ti,
me da miedo decir que te necesito,
y sin embargo no sé si quiero necesitarte.


Tú te despediste en aquella esquina,
y me quede solo sin saber adónde ir o qué hacer.


Un cruce de calles maldito por el silencio,
bocas calladas, pieles mudas.

Ella en su rutina de partir y viajar me recordó
que los finales desesperan al firmamento.

Y yo aquí sentado, mirando las gaviotas del mar,
regresé a un viaje por el rail de mi pasado
y me encontré caballos salvajes galopando por la playa.


Cuando me miro me doy cuenta que soy uno de ellos
atrapado en una prisión de la que no sé escapar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada