CATÓDICO APOSTÓLICO de LEANDRO ALVA


En la tele
hay una mujer con las manos vendadas.
En las vendas
hay manchas de sangre;
ella dice que tiene
los estigmas de Jesucristo,
y en su pueblo
la veneran como si fuera una santa.

Cambio de canal;
una boa se traga un animal indiscernible,
un bocado demasiado grande.
Entonces, mi espanto
busca otra vez
las manos sangrantes
pero se topa con el culo de una modelo.

Animales
voraces como culos
y estigmas sin calvario
desfilan hacia el acantilado.
No encuentro el control remoto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada