CABALLOS de MÁXI DE LA PEÑA



Sobrevino la noche de los caballos
mientras las sirenas del orden
intentaban combatir la estampida.

El galopar de los equinos
retumbaba en el asfalto
de una ciudad inerte.

Caballos salvajes de pelaje negro
relinchaban entre el fuego eléctrico
que convertía en ruinas los parques.

Nana de la luna
canta a los vivos enterrados
que los caballos
pueden morir de agonía


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada