EXPIRA HASTA UNA LAGRIMA, de María Ferreiro


Cuelga ágil el vacío
y enrosca su cola
en los posos del suspiro
rendido, que agota
el seco cuerpo y su alivio,
partiendo gota a gota,
desde la cabeza sin auspicio
ni unos ojos que sollozan,
sin que inmuten los rasguños
en la calcada sombra,
donde un lunar en auxilio
en medio se ahoga;
donde todo se ha unido
y distinguir nada toca;
en que la luz ha fundido
su distinguida nota.

Sin matiz, salvo el lucido
semblante de la congoja.

4 comentarios:

  1. Lo invito a participar del reto.

    http://loscaballerosdeladamadecristal2.blogspot.com/

    Espero tu participación.

    Saludos
    hannibal

    ResponderEliminar
  2. Cuando ya no queda nada, ni lagrimas tan siquiera...
    Buena poesía, trabajada en sus palabras.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. "Sin matiz, salvo el lucido
    semblante de la congoja." Excelente!!!!!!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Sin el sonrojo de los licores
    ni la miel de mil amores
    sopla al viento los temores
    de gentiles y señores.

    un besito.

    ResponderEliminar