Versos de Alen Kerish

-Pasa página aunque
guardes todas mis cartas
junto a los pocos e intensos
poemas que te dediqué.

-Olvídame aunque
anteriormente
hubieses ido conmigo
a cualquier parte.

-No me fío de ti aunque
tus muchas y rotundas razones
pugnaran por derribar
definitivamente
las ruinas de nuestra historia.

-Te guardo mucho rencor aunque

los años pasen
ódiame, tanto, como amaste.

Te faltó un... Ya no te quiero
para cerrar el círculo
del noveno infierno,
el de los traidores.

Aunque mi amor se arrastre
bajo las espinosas alambradas del recuerdo
intentando esquivar
las balas, disparadas por el tiempo.

En cambio, me dijiste:
-Adiós, Alejandro mientras
te ibas alejando.

Adiós, mi dulce sueño
del que he despertado
ya sin tu arrullo.

¡Qué te salpique mi sangre
como te cenagó mi orgullo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada