PARÍS BENDITA de Juanjo Galíndez


“Tanta belleza había en ese pueblo que decidí
encerrarla en un poema. Para el resto sólo
fue necesaria una novela” (Victor Hugo Romero)

Eres cadencia de mirada encendida,
nieta pícara de bella abuela joven.

Eres calles de frágiles guiñoles
girando boulevards, bebiendo las pasiones.

Eres rondada cintura colgando en el vuelo
a tu vestido parnasos de colores.

Zapatos con texturas de luz.
Amante de lengua escrupulosa
cubriendo tus caricias de tactos desbordantes,
amor de guante, cariño de piel ceñida.
Arte sin amarre a la deriva
sangrando por las dos orillas.

París santa, puta y chillona,
vagina de todos los olores.
Eres Baudelaire, Balzac, Lautrec,
Morrison, Nijinsky, Picasso,
Heine, Gainsbourg, Hemingway,
tantos magos vierten tus pociones...

¿Cómo no te voy a querer?
Tú, que me has extirpado los dolores.
Me he sentido devorar
por tus colmillos de placer,
abriendo una herida
que no cerrará esta vida.
Mi París bendita...

Fotografía: Mikel Lado Peña. Montmartre, Paris.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada