Poema de Leire Brenan


Bajo el aguacero,
en mitad de la acera encharcada,
se abrazaban
dos caracoles.
Retorcidos,
húmedos,
se amaban
desafiando la muerte
¿qué es la vida
comparada con un llenarse de amor?
Y de pie a su lado,
mojada,
sin mas cámara de fotos
que mis retinas despiertas,
miré a lo lejos,
a la portilla de hierro verde,
deseando que la abrieras,
caminaras hasta mi
y desnudos
enroscáramos nuestros cuerpos
-como los caracoles-,
valientes,
envueltos en lluvia,
sin importarnos vivir o morir,
sólo amar.

(Incluido en en Nº10 de Absenta Poetas)

1 comentario:

  1. Como un caracol babeo, cuando leo algo bueno.

    Mil gracias Leire

    Tonibe

    ResponderEliminar