LA LENGUA DE FILOMENA de MACÍAS BERENGUER

De oreja a oreja, hay rejas en las bocas,
anteojeras con flecos en las sienes,
juiciosas antenas que nos protegen.

La libertad se funda recta en los temores de la gente.

Una lengua violácea surca los confines
del infundio, cantora, trinando sus axiomas
en la cúspide más profana de los enredos capitales.

Siguen derribando pajaritos señores con careta
que entonan el aire. Aquí articula quien pesa
y no cesa y macula las coplas y desteje arreboles:

Mañana sus hijos serán devorados por los ruiseñores

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada