OH CAPITÁN, MI CAPITÁN... de ALEN KERISH

Nadie desaparece mientras queden quienes les recuerden.
Bajó el telón
todo fundió a negro
incluso el acero.

La carta de ajuste
ilumina la estancia
con su nebulosa.

La espesa lluvia
revolvió a las moscas
en el televisor.

Llueve sobre mojado
en este día de funerales.
El alba renacerá mañana
cuando todo esté por conseguir.
A Chus Ríos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada