CHAVELA de JAVIER PERALES



“Hay una cosa en la tierra más importante que Dios
y es que nadie escupa sangre para que otro viva mejor”
(José Alfredo Jíménez)

Aguardiente, desierto y madera
juntos son la voz de Chavela,
caricias que no existieron,
cartas boca abajo marcadas
sobre mesas de cantina bailan
al son de un piano desafinado.
Puñales afilados para corazones hambrientos
acostumbrados a sangrar en balde,
hacen que las penas con tequila pasen mejor,
la necesidad de ganar alguna vez
aunque sea haciendo trampas
la vistieron de cantante
de pies descalzos y poncho ceñido.
Una guitarra dulce de piel clara
que desgarra acordes suaves
cuenta las historias que sangra Jose Alfredo,
amoríos crecidos bajo techos de caña
que acaban llenando de llanto las noches más cálidas
en las que no existe ningún consuelo.
ABSENTA POETAS 6
Que se enteren todos que ya no hay voces con arrugas,
tampoco cortejos o vasos húmedos boca abajo,
ni Lorcas, ni Machados, ni Martín Fierro el Gaucho,
tan solo coplas de agua clara edulcorada,
flores artificiales en otras solapas,
pero que se enteren todos también
que desde los indios en la Sierra
hasta los mozos de la escuela
cantan todos por Chavela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada