PAISAJE DESOLADO de MAXI DE LA PEÑA


Puede que no atraviese el valle
que perdió su fertilidad
porque mis latidos sucumbieron
a la esterilidad del paisaje.
Sopla el viento en el camino
un huracán de astillas
que vuelan arrancadas
de la madera herida de los árboles.
Mis zapatos apenas pueden
sostenerse en el suelo,
no encuentran el equilibrio
en esta tierra sedienta.
Ayúdame a transitar
por este laberinto tenebroso
donde el río murió
entre los gritos del destierro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada