TUGURIO de JOPEP ESTEVE RICO


En el tugurio de rameras, la soledad me atrapó
lentamente,
tras recorrer callejones inmundos poblados
de jovenzuelas impúdicas
moviendo su lascivia al son de acordes
desenfrenados.
Las putas, cubiertas de rimel y pinturas lujuriosas
se acercaron a libar mi cartera como sanguijuelas
envolviéndome con sus brazos pecaminosos.
Con mi ira atrincheré a las furcias
tras la barra prostituida de alcoholes y mercachifles
monedas
Y me quedé solo con mi hombría...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada