381 de ALEN KERISH


Esa mujer angelical
de piel blanca nuclear
y generosos senos.

De ella siempre sospeché
que esos pechos
debían tener
los pezones tan sonrosados
como sus mejillas.

Por suerte
un buen día lo descubrí
y atónito
sólo puede decir:
MA-MA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada