BRILLANTE SONIDO de JUANJO GALÍNDEZ

Tenemos el aliento justo
para jadear nuestros cuerpos,
vamos a entendernos sin palabras
con el rigor de un asesino suave.

Ojos entreabiertos, miradas convexas,
piel palpitante, piel tensa,
chocando para ser tú,
para atravesarte,
para introducirme en ti.

Jazz de cálidas texturas,
pequeñas detonaciones
y afán por lubricidad salvaje.

Somos el instrumento,
yo el tuyo y tú el mío,
rompiéndonos tambores
al frente de la primera línea.

Melódicas sordinas,
brillante sonido
perdido en este mundo
que se convirtió en música al encontrarte

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada