MANZANAS de MAXI DE LA PEÑA



El pecado está escrito
en una manzana.
Masticas la piel y su fruto
en el lupanar a cielo abierto,
desnuda,
como viniste al mundo.
Con una mano acaricias
la textura de una flor negra,
uno de tus pezones
que se yergue a la luz.
Coges más manzanas
porque tu apetito es voraz.
El incendio provocado por ti
no encuentra un cortafuegos
porque solo decides
mojarte los pies en el agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada