PERLAS NEGRAS de ANTONIO ZAPATA



Pasé
bajo tus árboles
abrazado a tus ingles,
con la panadería
de besos
aún calientes
en mi corteza.

Hurgué tu boca
y sus amarillos labios,
trenzas
que eran latidos
temblorosos,
por mis dedos epilépticos.

Obcecaron mis sueños
montañas
de locos alpinistas
resbalando en tus hielos,
arañas y medusas
flotando en mis oídos,
ujier de tus cremalleras,
bedel en el incendio
de tu infernal lencería
que asesinó mis deseos.

Crucé todo tu cuerpo,
tirando nuestro amor
al reciclaje,
palmas oscuras
recibieron mi ocaso,
tus palabras
ya zurcidas
por esa vieja madre
que es el tiempo
iban remendando mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada